17 Oct 2021

Noticias

noticias nacionales

Vigilancia privada pide ser prioritaria en la vacunación

Vigilancia privada pide ser prioritaria en la vacunación

Así como el personal de la salud, las actividades de abastecimiento y los servicios funerarios, el sector de la vigilancia privada no solo ha sido uno de los que siempre ha estado exceptuado de las restricciones en la pandemia, sino que también ha desempeñado un rol esencial dentro de esta.

Se calcula que en Colombia hay más de 380.000 guardas de seguridad, clasificados en diferentes grupos como los de atención a propiedad horizontal y comercios, las transportadoras de valores, las empresas consultoras y los vigilantes en instituciones de salud.

Y es precisamente por esta última, que la Asociación Nacional de Entidades de Seguridad Privada (Andevip), un gremio que agrupa a más de 140 empresas en todo el país, hoy pide al Gobierno que esta población sea incluida en la primera fase de vacunación, próxima a empezar.

“Dentro del Plan Nacional de Vacunación se tiene previsto que los primeros sean los del sector de la salud, y creemos que ahí también deben estar los guardas de seguridad y el personal operativo que viene trabajando en estos hospitales”, comentó Juan Carlos Medina, director ejecutivo de la agremiación.

Asimismo, dice, esperan que en la segunda etapa de dicha inmunización, entendiendo a la alta vulnerabilidad a la que se exponen diariamente, también se tenga en consideración al resto de vigilantes.

Con corte al 20 de enero, las cifras de la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada mostraban 348 casos positivos con covid-19 dentro de este sector en el país. La cifra de fallecidos ascendió a 12 personas, mientras que las de recuperados (477) y en aislamiento preventivo (118) fueron las de mayor volumen.

Bogotá fue de lejos la ciudad que concentró el mayor número de positividad del virus con el 89,3% de las personas contagiadas, aunque Pasto, Cúcuta, Barranquilla, Cartagena, Caldas y Popayán, también registraron en el indicador.

“Obviamente hemos tenido contagios, pero afortunadamente sin hechos que lamentar”,
 anotó Rocío Malagón, gerente de la compañía Seguridad Esplendor. No obstante, “más allá de la cantidad, nosotros somos la primera cara en cualquier lugar, el primer punto de contacto y por eso deberíamos estar en la primera línea de la vacuna”.

LA CARA HUMANA 

Todos los días Mario Peña tiene que coger desde el barrio Ciudad Verde en Soacha un transporte de $1.200 a las 4:00 a.m. para llegar al TransMilenio, que lo lleva a la estación Simón Bolívar en la calle 165, en el Norte de la capital. De ahí, sin embargo, aún le hace falta tomar un bus que lo regresa hasta la calle 145 con séptima, lugar en donde trabaja como vigilante en un edificio residencial.

“Yo tengo un traje enterizo y con eso me cubro; uso sombrero y gafas, y mantengo mi alcohol a toda hora porque le toca a uno estar cuidándose. Yo vivo con mi esposa y ella también corre riesgo”, dice.

Para él, “nuestro servicio, así como el de la Policía o la salud, debería estar en esa primera fase. Queremos sentir que podemos estar ahí y no que nos dejan para lo último”, apuntó.

Andevip argumenta que la seguridad privada en Colombia pesa el 3,5% del Producto Interno Bruto, y que además genera cerca del 3,8% del empleo a nivel nacional. Asimismo, en esta agremiación de 125.000 vigilantes, hay más de un 35% de participación femenina, y también de personas en edad de pensión que reciben sueldo.

Hoy, la dotación de elementos de protección individual, el acompañamiento inmediato en caso de sospecha de contagio, así como las capacitaciones con respecto no solo a al manejo de situaciones y protocolos, sino también sobre la importancia de la actividad que desempeñan, son algunas de las garantías que empresas como Cuidar brindan a sus colaboradores.

“Los mayores problemas de los vigilantes son la indisciplina social de los lugares donde prestan servicio, que la mayoría se movilizan en transporte público, y que no han recibido atención oportuna y diligente cuando han presentado sospecha de contagio”, resaltó Luis Alfredo Alarcón, gerente de la compañía.

Unas 928 empresas, alrededor del 25% de la agremiación, han podido acceder al subsidio de nómina del Gobierno. Así mismo, el beneficio de compra de cartera de Findeter, y la opción dentro de la Ley de Propiedad Horizontal que les permite a las compañías contar con los recursos de la reserva legal de las copropiedades para garantizar el pago oportuno de la vigilancia en caso de una eventualidad, el sector ha podido sobrellevar la pandemia.

Finalmente, es importante anotar dentro de esta caracterización, que la seguridad privada tuvo en 2019 ingresos operacionales por $11,5 billones, según la información reportada por 861 empresas, el 96% del total de la actividad en Colombia, a la Supervigilancia.

Tomado de Portafolio

También te puede interesar